Inflamación Alimentaria

Blog

artritis psoriásica
06 Jun

Artritis psoriásica: qué es

La artritis psoriásica es una enfermedad de difícil solución, sin embargo, se puede tratar, dado que existen soluciones que permiten controlarla.

Cuando es diagnosticada a tiempo, es posible frenar los daños a las articulaciones, así como disminuir o eliminar la inflamación y el dolor. 

¿Qué es?

A diferencia de la artrosis, que hace que el paciente experimente dolor cuando mueve sus articulaciones, la artritis genera dolor en articulaciones en estado de reposo. La artritis psoriásica es un tipo de artritis que afecta a las personas que tienen psoriasis. Esta es una enfermedad de la piel en la que se desarrollan manchas rojas recubiertas por escamas blanquecinas o grisáceas. 

La artritis genera en el paciente tanto hinchazón como dolor en las articulaciones afectadas y áreas circundantes. Puede que la artritis comience antes de que aparezcan manchas en la piel, sin embargo, los estudios indican que entre un 60 y un 70 % de los pacientes que tienen psoriasis desarrollan posteriormente la artritis. 
Esta enfermedad autoinmune ataca células y tejidos sanos, provocando una respuesta que se traduce en un aumento anormal de la renovación de las células cutáneas, lo que provoca la formación de las placas escamosas a las que antes aludíamos.

¿Cuáles son sus causas?

Aunque aún no se ha logrado saber el origen exacto de esta condición, los investigadores coinciden en que uno de los factores que juega un papel crucial en esta enfermedad es el genético. Gran número de pacientes que desarrollan esta patología tienen familiares que la han sufrido, por lo que el paciente puede tener cierta predisposición. 

Así mismo, existen factores ambientales que causan la enfermedad, como traumatismos, estrés, tensión psicológica, igualmente se habla del papel de ciertas bacterias como ciertos estreptococos y estafilococos. 

Otro factor es el inmunológico, donde niveles de determinados anticuerpos o complejos inmunes pueden generar anomalías y causar la enfermedad. 
También ciertos medicamentos pueden generar un brote de artritis psoriásica. 

¿Cuáles son los síntomas?

Esta enfermedad es crónica, lo que implica deterioro con el tiempo. Sin embargo, habrán momentos en que el paciente experimente remisiones y períodos en los cuales sienta dolor, hinchazón y que las áreas afectadas estén calientes al tacto. 

En general, el síntoma más común corresponde al entumecimiento de las articulaciones comprometidas durante la mañana, al despertar. Así mismo, el paciente puede experimentar dolor en los tendones de Aquiles y en las plantas de los pies mientras da sus primeros pasos después de levantarse por las mañanas. El malestar general, la rigidez y la fatiga matutina también son signos de esta condición. 

artritis psoriasica sintomas

Dado que se puede manifestar en varias zonas del cuerpo, esta enfermedad puede causar los siguientes síntomas: 

Dolores en todo el cuerpo

Sensación de dolor en tendones localizados en el talón, el tendón de Aquiles, rodillas, codos y muñecas. 
Inflamación de manos y/o pies

Se produce una hinchazón que afecta uno o varios dedos de manos y/o pies. La sensación de dolor corresponde a un golpe muy fuerte y los dedos lucen como salchichas (dactilitis). 

Dolor de espalda o glúteos

Algunos pacientes pueden sufrir de artritis en vértebras, bien sea que se localicen entre el esternón y el inicio de las costillas, o en la zona lumbar (espondilitis). 

Psoriasis

Aparición de manchas escamosas en el cuero cabelludo, codos, rodillas, detrás de las orejas y en la zona inferior de la columna vertebral. 

Articulaciones inflamadas

Dolor que se desarrolla lenta y progresivamente por hinchazón en falanges próximas a las uñas, o en muñecas, rodillas o pies. Como consecuencia el paciente tiene dificultad para moverse. 

Lesiones en uñas

Se producen cambios como hundimientos, hoyuelos en la superficie, descamación, separación de la base, roturas y manchas. Las lesiones suelen emular una infección por hongos. 

Inflamaciones en otros tejidos

Así mismo, cabe la posibilidad de que otras áreas del cuerpo como ojos, corazón, riñones y pulmones pueden presentar inflamación. 

El diagnóstico

Un diagnóstico temprano de la enfermedad permite el inicio de un tratamiento adecuado, por lo que se puede mejorar la calidad de vida del paciente. 

En primer lugar se procede a una exploración de las áreas del cuerpo afectadas. Luego se pregunta acerca de los síntomas. Seguidamente se revisan piel, uñas y articulaciones, y se lleva a cabo un análisis de sangre, radiografías y resonancia magnética en caso de ser necesario. 
Durante el diagnóstico es preciso descartar otros tipos de artritis. 
De esta forma se identificará el tipo de artritis psoriásica, puesto que existen varias, a saber: 

  • Simétrica: es la que aparece en las mismas articulaciones en ambos lados del cuerpo. 
  • Oligoarticular: es aquella en la cual pocas articulaciones se ven comprometidas por la enfermedad y surge de forma asimétrica en el cuerpo. 
  • Distal interfalángica predominante: es la que compromete los dedos de las manos y de los pies. 
  • Espondilitis: es aquella que afecta a la columna vertebral. 
  • Artritis mutilans: es la forma más rara, pero la más grave, porque incapacita manos y pies. 

Tratamientos

Un enfoque multidisciplinario es el más adecuado para el manejo de esta afección puesto que el dermatólogo, el reumatólogo, el médico de atención primaria y el rehabilitador son quienes deberán colaborar para que el paciente ponga en práctica su tratamiento. 

Debemos recalcar que no existe una cura para este tipo de afección. Los tratamientos logran controlar la hinchazón de las articulaciones a través de fármacos. En primer lugar están los medicamentos antiinflamatorios que alivian tanto el dolor como la inflamación. Luego, tenemos los medicamentos sistémicos que interrumpen el avance de la artritis. Además, existen los medicamentos biológicos (elaborados con proteínas) que se emplean cuando los otros dos tipos de fármacos no proporcionan resultados satisfactorios. 

También se puede recurrir a las infiltraciones, la cirugía protésica y la cirugía para eliminar la membrana sinovial. 

Otros tratamientos consisten en ofrecer soluciones ortopédicas, fisioterapia, rehabilitación y terapia ocupacional. 

Vivir con la enfermedad

Es muy importante que el paciente prescinda del alcohol y del tabaco. Adicionalmente se recomienda mantener las capacidades intelectuales del individuo que la padece, aplicar cuidados en sus articulaciones y practicar ejercicios. 

La persona que sufre de esta condición deberá mantenerse en su peso ideal, por lo que la alimentación juega un papel fundamental para afrontar este tipo de artritis. Se recomienda la ingesta de gran cantidad de vegetales y una disminución de proteínas y grasas de origen animal.

Actualmente se sabe con certeza que ciertas enfermedades se manifiestan o se ven notablemente afectadas cuando el organismo no asimila correctamente ciertos alimentos, tal es el caso de la inflamación alimentaria. En este sentido, el test de inflamación alimentaria es especialmente útil tanto para el profesional de la salud como para el paciente. El sistema Biomarkers permite identificar aquellos grupos de alimentos por los que el paciente ha desarrollado inflamación, es decir, una mala aceptación de los mismos. Una vez se realiza la prueba y se conocen los grupos que están afectando a la persona se prescriben ciertas recomendaciones alimenticias que ayudarán a que este vuelva a aceptar correctamente los alimentos sin tener que renunciar a ellos y sin que le afecten provocándole malestares de todo tipo o incidan sobre una enfermedad que ya padezca como puede ser el caso de la artritis psoriásica.

encuentra tu centro

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:
¡Comparte esta noticia!