Inflamación Alimentaria

Blog

  • Inicio
  • Blog
  • ¿Cómo prevenir la hipertensión arterial?
como-prevenir-hipertension-arterial
12 Feb

¿Cómo prevenir la hipertensión arterial?

Tanto si la padeces como si quieres evitarla, conocer cómo prevenir la hipertensión arterial es un tema de vital importancia.

Con cada latido el corazón bombea sangre a través de las arterias, venas, capilares y otras estructuras tubulares conocidas como vasos sanguíneos. De esta manera, el cuerpo recibe la cantidad de oxígeno y nutrientes que tanto necesita. El flujo sanguíneo actúa con cierta fuerza sobre las paredes vasculares, fenómeno que se conoce como presión arterial. Se mide en milímetros de mercurio (mmHg).

En condiciones normales, la presión o tensión arterial no debería superar los 120 mmHg en su punto máximo (cuando el corazón se contrae) ni descender más allá de los 80 mmHg entre un latido y otro. Por eso, el estándar está establecido en 120/80 mmHg. Estamos ante un problema serio de salud cuando la medición de la presión de un paciente difiere, una y otra vez, de los valores antes mencionados.

Hablemos de una de las anomalías más comunes: la hipertensión arterial.

¿Qué es la hipertensión arterial?

Se trata de una enfermedad crónica en la que la tensión arterial se mantiene por encima de los valores recomendados. Generalmente, un paciente es diagnosticado como hipertenso si, de forma continua, registra una presión sistólica (máxima) mayor a 139 mmHg y diastólica (mínima) superior a 89 mmHg.

¿Qué puede influir en su aparición?

Diversos factores contribuyen a la presencia de la hipertensión arterial. Por un lado están los aspectos hereditarios. Aquellas personas cuyos ascendentes padecen esta enfermedad tienen mayores probabilidades de llegar a sufrirla. Otros desencadenantes son los malos hábitos y la poca actividad física. Los individuos con sobrepeso, quienes abusen del consumo de sal y los adictos al tabaco y al alcohol son especialmente propensos.

hipertension

Por otro lado, este trastorno puede ser un efecto secundario de otras enfermedades. Tal es el caso de la insuficiencia renal, una disfunción de los riñones que les impide eliminar adecuadamente las toxinas y otras sustancias de desecho de la sangre. Los pacientes cuyas glándulas suprarrenales producen un exceso de la hormona cortisol (trastorno conocido como síndrome de Cushing) también suelen convertirse en hipertensos. Asimismo, podría surgir debido a una terapia con esteroides, como las prescritas en el tratamiento de las alergias.

Ahora bien, un estudio publicado en la revista científica Circulation (edición del 24 noviembre de 2003), de la American Heart Association, aborda la relación entre la producción de la proteína C reactiva (PCR), estimulada por una respuesta inflamatoria del sistema inmune, y la hipertensión. Existe cierta evidencia de que el aumento en los niveles de este compuesto liberado por el hígado incide en el incremento de la presión arterial.

¿Cuáles son los efectos de la hipertensión?

La presión elevada puede acarrear problemas de salud graves. Conoce cuáles son los principales riesgos para el organismo.

Las arterias de una persona saludable son elásticas y flexibles. Sin embargo, un aumento en la fuerza que ejerce el flujo sanguíneo deteriora gradualmente las paredes vasculares, debilitando su estructura. Además, puede propiciar la formación y posterior rotura de un aneurisma, con consecuencias fatales para el paciente.

Si no se controla de forma oportuna, la hipertensión puede dañar los órganos vitales. En primer lugar puede desarrollarse una arterioesclerosis, esto sucede  en el corazón cuando la abertura de las paredes internas de las arterias coronarias se estrecha debido a la acumulación de colesterol y otros compuestos.

A medida que la enfermedad evoluciona, el órgano cardíaco recibe cada vez menos sangre y oxígeno. Como resultado, tendrá dificultades para bombear sangre a todo el cuerpo (insuficiencia cardíaca), experimentará cambios en el ritmo de los latidos (arritmia) y el riesgo de infarto será inminente.

Las alteraciones en la tensión arterial también ponen en entredicho el buen funcionamiento del cerebro. Podría producirse una interrupción en el suministro de sangre que recibe el órgano principal del sistema nervioso, ocasionando un accidente cerebrovascular que va desde un ataque isquémico transitorio hasta una hemorragia fatal.

La investigación de la American Heart Association, antes mencionada, arrojó información adicional sobre el peligro de permitir que el nivel de PCR en pacientes hipertensos se salga de control. Los expertos concluyeron que cuando ambos factores se combinan, las probabilidades de ser víctimas de un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular se multiplican por ocho.

El tercer órgano que sale perjudicado por un aumento en la presión de la sangre son los riñones. La hipertensión ocasiona que se desgasten rápidamente. En etapas avanzadas, es la culpable de distintos grados de insuficiencia renal y de la enfermedad renal terminal.

Cómo prevenir la hipertensión arterial

Los peligros antes expuestos recalcan la importancia de tomar medidas para evitar la aparición de la hipertensión crónica. Un cambio en el estilo de vida que incluya ejercicio regular, una dieta equilibrada, moderación en la ingesta de alcohol, completa abstinencia del tabaco y un buen control de la ansiedad y el estrés reducirá considerablemente las posibilidades de volverse hipertenso.

Al mismo tiempo, ciertos grupos de alimentos pueden producir una reacción adversa en algunas personas llamada inflamación alimentaria. Este trastorno incide directamente en la HTA por lo que evitándolo podremos tratar adecuadamente el verdadero problema: la hipertensión.

Test de Inflamación Alimentaria Biomarkers

Biomarkers ha desarrollado un examen que te permite determinar si padeces inflamación. Para su diagnóstico se evalúa la respuesta de dos citoquinas (proteínas) específicas al interactuar con diferentes grupos de alimentos. En caso de que la prueba resulte positiva, el paciente debe adoptar una dieta de rotación que en ningún caso contempla la eliminación permanente de ningún alimento.

No debe confundirse la inflamación con la alergia o la intolerancia. Sus causas y tratamientos son diferentes entre sí. El sistema Biomarkers, enfocado en la inflamación, no promueve la abstinencia de ningún grupo alimenticio. Su función es entrenar al organismo para que recupere la correcta asimilación de toda clase de alimentos, incluso de aquellos que le causaban malestares al paciente o estaban afectando, por ejemplo, a su hipertensión.

Ahora que ya sabes cómo prevenir la hipertensión arterial, tanto si frecuentemente tienes malestares como si sufres esta patología conocer si estás padeciendo inflamación alimentaria te ayudará a mejorar tu calidad de vida. ¡Descubre tu centro más cercano!

encuentra-tu-centro

 

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:
¡Comparte esta noticia!