Inflamación Alimentaria

Blog

sintomas-de-migranas
19 Feb

Síntomas de migrañas

Conocer los síntomas de migrañas más habituales te ayudará a identificarlas rápidamente y a ponerles remedio.

Se le llama migraña a la cefalea o dolor de cabeza intenso y pulsátil que afecta habitualmente a uno de los dos hemisferios cerebrales, aunque también puede manifestarse en ambos. El dolor comienza de forma repentina y le pueden preceder síntomas neurológicos, visuales y gastrointestinales, acompañados de náuseas, vómitos y escalofríos. Aunque la migraña puede manifestarse a cualquier edad, por lo general, suele darse en edades comprendidas entre los 10 y 30 años, siendo más frecuente en mujeres que en hombres. Teniendo en cuenta que más del 50 % de las personas que padecen migrañas tienen familiares con la misma enfermedad, resulta evidente que el factor genético influye considerablemente en la aparición de las migrañas. Generalmente, el dolor que provoca la migraña es más agudo que el provocado por las cefaleas tensionales. 

Diferencias entre las migrañas y un dolor de cabeza común

Es preciso señalar que cualquier cefalea no tiene por qué ser migraña. En España, más del 10 % de la población sufre migrañas, de los cuales un 2 % sufren migrañas crónicas. Y del porcentaje total, un 6 % son hombres y un 18 % son mujeres. Aunque el dolor de cabeza y la migraña afectan a la misma parte del cuerpo, presentan diferentes síntomas. Mientras que los síntomas de las migrañas se caracterizan por un dolor intenso que no responde bien a ningún analgésico, un simple dolor de cabeza suele ser de carácter moderado y se trata perfectamente con cualquier tipo de analgésico de uso común como el paracetamol. De hecho, las migrañas puede incapacitar a la personas afectadas en sus rutinas diarias, ya que vienen acompañadas de una extrema sensibilidad al ruido, la luz y los olores, además de malestar en forma de náuseas y vómitos. 

Síntomas de las migrañas

No se dispone de ningún estudio médico o científico que permita diagnosticar inequívocamente la migraña, aunque, debido a sus patrones específicos de dolor, resulta sencillo advertirla. Alrededor del 20 % de los afectados manifiestan síntomas de inquietud, irritabilidad, falta de apetito o náuseas, antes de que se produzca el dolor de cabeza.

Un porcentaje similar pierde la visión en una zona específica, denominada escotoma o punto ciego, o perciben luces centelleantes y dispersas. Con menor frecuencia, los pacientes migrañosos ven imágenes distorsionadas, como, por ejemplo, variación de las dimensiones de los objetos que tienen a la vista. Asimismo, algunas personas notan hormigueos en diferentes zonas de su cuerpo y, en ocasiones, alguno de sus miembros se debilita. Lo más frecuente es que estos síntomas de las migrañas desaparezcan antes de iniciarse el dolor de cabeza, aunque a veces aparecen acompañados de la cefalea.

migranas-sintomas

Las diferentes etapas de un ataque de migrañas pueden dividirse del siguiente modo:

Síntomas premonitorios

Aparecen entre los dos días y dos horas antes del inicio del dolor. Se pueden advertir algunos síntomas que podrían guardar relación con un funcionamiento inadecuado del hipotálamo, área cerebral que regula el equilibrio interno del organismo. Algunos de estos síntomas son falta de concentración, cansancio, bostezos, aumento del apetito y exceso de retención de líquidos. Este tipo de desequilibrios aparecen en un 60 % de los pacientes.

Aura

Está relacionada con los síntomas neurológicos pasajeros, cuyos efectos se dan de manera progresiva, provocando, en la mayoría de casos, alteraciones en la visión y, en menor medida, alteraciones en el resto de los sentidos y en el lenguaje. Estos síntomas se deben a que el lóbulo occipital expulsa una onda que es emitida de atrás hacia delante, lo que origina una disfunción de la estructura cerebral. El aura suele durar entre 10 y 30 minutos y solo aparece en un porcentaje que oscila entre un 15 y un 20 % de los afectados por migraña. Principales tipos de aura:

  • Aura visual: es la más habitual, puesto que afecta a un 90 % de los afectados por migrañas con aura. Por lo general, aparece a modo de destello en la mitad del campo de visión, y se va extendiendo en forma de zigzag, desplazándose hacia uno de los lados.
  • Aura sensitiva: el paciente nota una sensación de hormigueo que comienza en los dedos de la mano y se va expandiendo hacia los hombros e, incluso, hasta la lengua y la boca. Se manifiesta en un 60 % de los casos.
  • Aura del lenguaje: la persona afectada presenta problemas para  vocalizar y para entender a los demás. Es un aura poco frecuente. 
  • Aura retiniana: se da también con muy poca frecuencia, y sus síntomas son similares a los del aura visual, aunque, en este caso, afecta solo a un ojo.
  • Aura del troncoencéfalo: se manifiesta en el área del tronco encefálico y los síntomas son comunes a todos los del resto de auras.
  • Aura motora: produce una parálisis parcial o total del cuerpo, pero no suele durar más de 24 horas. Aparece en casos muy aislados.

Algunos alimentos pueden ser desencadenantes de las migrañas

Se ha podido comprobar que un porcentaje significativo de las personas que sufren ataques de migraña los experimentan tras haber ingerido algunos tipos de bebidas y alimentos. El grupo de alimentos que puede desencadenar o favorecer la aparición de las migrañas abarca un amplio espectro, variando entre unos pacientes y otros. En este sentido, no se trata de que las personas afectadas sean intolerantes a ciertos alimentos, sino que, a raíz de la ingesta de los mismos, se puede llegar a desarrollar la denominada inflamación alimentaria

inflamacion-alimentaria
Esta inflamación se debe a que los pacientes no asimilan adecuadamente ciertas cantidades de alimentos. No obstante, seguir una dieta de rotación, sin necesidad de excluir ningún tipo de alimento y sin recurrir a medicamentos, ofrece muy buenos resultados. A pesar de que es cierto que la inflamación alimentaria de una persona que padece migrañas puede haber aparecido por cualquier tipo de alimento, hay algunos que, por su composición y por su naturaleza, son más proclives a provocarla

  • Conservas de pescado y pescado ahumado.
  • Chocolate.
  • Algunas frutas como naranjas, plátanos, higos, limones o aguacates.
  • Productos lácteos, especialmente los quesos curados.
  • Frutos secos, entre ellos, los cacahuetes y las nueces.
  • Vino.
  • Legumbres.
  • Carnes con una cantidad excesiva de nitratos. Por ejemplo, los kebabs.
  • Todos las clases de alimentos procesados.
  • Comidas con mucha cantidad de glutamatos monosódicos, muy presentes en la comida china.

Esto no significa que los pacientes deban prescindir de todos estos alimentos. A diferencia de las personas celíacas o intolerantes a la lactosa, la inflamación que deriva en migrañas, se puede tratar para que los afectados puedan consumir cualquier tipo de alimento. No obstante, es fundamental que en primer lugar se establezca qué grupo o grupos de alimentos generan la inflamación y, a partir de este paso previo, el paciente podrá volver a asimilar tales alimentos a través de una dieta controlada, sin necesidad de excluirlos. Por todo ello, resulta muy aconsejable someterse al Test de Inflamación Alimentaria Biomarkers, con la idea de implantar una dieta que mejore notablemente la calidad de vida de la persona.

encuentra-tu-centro

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:
¡Comparte esta noticia!