Inflamación Alimentaria

Blog

  • Inicio
  • Blog
  • Tiroiditis de Hashimoto, una enfermedad crónica y autoinmune
tiroiditis-de-hashimoto
21 Mar

Tiroiditis de Hashimoto, una enfermedad crónica y autoinmune

Cuando la tiroides, una pequeña glándula situada en el centro del cuello, se ve afectada por nuestro propio sistema inmunitario se puede sufrir la denominada tiroiditis de Hashimoto.

Nuestro organismo crea anticuerpos que atacan a esta glándula. Se desconoce por qué el sistema inmunitario ataca a la glándula tiroidea, aunque se teoriza que es a causa de un virus, bacteria o debido a un fallo genético. Esta enfermedad no se reduce a una franja de edad concreta, así, puede presentarse en cualquier etapa de nuestra vida. Y las mujeres son las más afectadas por tener una mayor predisposición.

La enfermedad de Hashimoto es mucho más común de lo que pudiera parecer y generalmente no exige un tratamiento invasivo. Los síntomas que genera pueden parecer difusos ya que son compartidos con otras dolencias y afecciones e incluso se relacionan erróneamente con períodos de baja actividad física y mental. Sin embargo, existe tratamiento para la tiroiditis de Hashimoto y se puede llevar una vida perfectamente normal una vez diagnosticada y tratada.

¿Cuáles son las causas de su aparición?

La causa principal de la aparición de la enfermedad se debe a que nuestros anticuerpos atacan directamente a la tiroides. Sin embargo, aunque se desconoce con exactitud el motivo por el que aparece, sí se sabe quiénes tienen más posibilidades de desarrollarla:

  • Antecedentes familiares: quienes hayan tenido algún familiar que haya sufrido problemas de tiroides tienen más posibilidades que los que no los hayan tenido, aunque no se da en todos los casos.
  • Hormonales: aquí las hormonas juegan un papel muy importante, así el porcentaje de mujeres es bastante más elevado en comparación con el de hombres.
  • Diabetes tipo 1: suele estar asociada a esta enfermedad, aunque no siempre van de la mano.
  • Lupus: quienes sufren lupus pueden desarrollarla, pero aunque estén relacionadas y existe riesgo no tiene por qué aparecer. 
  • Artritis reumatoide: al igual que las anteriores, aumenta las posibilidades del padecimiento, pero no tiene por qué desarrollarse obligatoriamente.

Personas con mayor riesgo:

  • Mujeres: las mujeres tienen una mayor y clara predisposición a sufrir este mal.
  • Abierta a todas las edades: realmente puede aparecer a cualquier edad, no hay límites, aunque normalmente la franja se sitúa en la mediana edad.
  • Las expuestas a radiación ambiental: cuando estas personas están expuestas de forma excesiva a las radiaciones son más proclives a sufrir la enfermedad de Hashimoto.

¿Cuáles son sus síntomas?

Generalmente sus síntomas son poco llamativos ya que suelen desarrollarse lentamente y los trastornos que ocasiona (cansancio, inflamación, etc.) suelen asociarse a otros problemas transitorios. De hecho, muchos pacientes se dan cuenta cuando ya está claramente desarrollada. Si sospechamos que algo va mal y vemos que cumplimos una conjunción de los síntomas que mencionamos a continuación, debemos acudir inmediatamente al médico para que realice el diagnóstico adecuado. Entre los síntomas más destacados se encuentran: 

  • Cansancio
  • Sequedad de la piel
  • Dolores musculares
  • Aumento de la sensibilidad al frío
  • Pérdidas de memoria
  • Estreñimiento
  • Aumento de peso
  • Caída del cabello
  • Dolor articular

enfermedad-de-hashimoto

Si tienes dificultades para tragar o incluso respirar puedes padecerla, pero también puede que esto sea simplemente causa de un mal menor y transitorio. ¡Infórmate en tu médico! Este hará el diagnóstico adecuado y te podrá confirmar la causa real de esos síntomas. En otras ocasiones la tiroiditis es asintomática y sus síntomas solo se desarrollan tiempo después. 

Sin tratamiento los síntomas se agravan con lo que se debe consultar con el médico de forma inmediata. Al notar los síntomas siempre se deben realizar una o varias pruebas para confirmar el diagnóstico, pues las manifestaciones podrían deberse a otras causas.

Tratamiento

Desgraciadamente no existen fórmulas mágicas para una cura. Nuestro médico podrá valorar el problema de tiroides y será el encargado de facilitarnos el tratamiento correspondiente. Normalmente ofrece una solución farmacológica de ingesta diaria y de por vida. Se suele recetar levotiroxina sódica, que actúa como sustituta sintética de los valores de la glándula tiroidea. La cantidad dependerá de los factores particulares de cada paciente.

La enfermedad de Hashimoto no impide llevar una vida normal. De hecho, cuando recibamos el tratamiento adecuado veremos que los síntomas se reducen o desaparecen y nos sentiremos mejor. El objetivo de la medicación es que funcione como sustituto de la glándula. La alimentación es otra gran aliada para mantener a raya el problema, pero de ella hablaremos con más dedicación en el siguiente apartado. 

Conforme van pasando los años, se deben seguir realizando pruebas para ver cómo evoluciona y cómo se ha asentado el trastorno para así reajustar o mantener la medicación. Por supuesto, si queremos un control total sobre nuestra salud debemos tomar cuando corresponda y sin falta el tratamiento recetado.

Alimentación: una de las claves para la curación

¿Quién no ha escuchado alguna vez que la alimentación es esencial para mantenernos saludables? Pues bien, una alimentación adecuada puede ayudar favorablemente a tratar la tiroiditis de Hashimoto. La clave aquí es reducir las grasas y consumir las de origen vegetal en lugar de las de animal. También es muy importante consumir una buena ingesta de fibra. Una dieta de calidad siempre es sinónimo de mejora del funcionamiento de la glándula tiroidea.

No todos los alimentos provocan el mismo bienestar a uno y otro organismo, al igual que no todas las personas percibimos el calor y el frío del mismo modo. Aparece aquí el término inflamación alimentaria, un concepto que está revolucionando el mundo de la medicina por su importancia en la salud. ¿Qué quiere decir esto? Pues que a todas las personas nos sientan mejor unos alimentos que otros y es importante conocer cuáles son para reeducar a nuestro organismo y sanarlo en caso de estar sufriéndola para que asimile todos los grupos alimentarios correctamente. 

Existe un test para saber qué alimentos debemos reducir temporalmente e ir reintroduciendo en la dieta paulatinamente. El objetivo es que nuestro organismo se cure en salud. ¡Verás cómo tu cuerpo mejora día a día y te sentirás más saludable y fuerte! Si sientes de forma habitual dolores de estómago, de cabeza o picores en la piel, por ejemplo, puede que tu organismo se encuentre inflamado pero para asegurarnos de dar con el diagnóstico correcto es vital someterse al Test de Inflamación Alimentaria Biomarkers, el único que mide nuestro nivel de inflamación.

encuentra-tu-centro

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:
¡Comparte esta noticia!