Inflamación Alimentaria

Blog

  • Inicio
  • Blog
  • Vitiligo: todo lo que tienes que saber
vitiligo
05 Jul

Vitiligo: todo lo que tienes que saber

El vitiligo es una enfermedad de la piel, de causas desconocidas, que se caracteriza por la pérdida de pigmentación en determinadas zonas del cuerpo, en las que se pierde el pigmento de la misma.

Puede aparecer en cualquier área de la piel aunque las zonas más afectadas suelen ser la cara, la boca, los párpados, los genitales, las manos y las muñecas. Se trata de una enfermedad común que afecta a un porcentaje de entre el uno y el dos ciento de la población. No es una enfermedad contagiosa y puede sufrirla cualquier persona independientemente de su raza, edad o sexo. 

¿Cómo se produce la enfermedad?

Esta patología se presenta cuando las células de la piel encargadas de generar melanina (los denominados melanocitos) se destruyen. La causa se debe al mal funcionamiento del sistema inmune que reacciona atacando a las propias células de la piel. Es importante distinguir entre los pacientes que sufren exclusivamente esta patología, sin otros problemas de salud, de aquellos otros que padecen una reacción en otras células del cuerpo, como la tiroides o la glándula suprarrenal. En muchos casos, aunque no en todos, las personas que sufren esta enfermedad tienen antecedentes familiares de alguna de  estas patologías. 

Síntomas del vitiligo

La enfermedad se manifiesta mediante manchas blancas, de diferentes tamaños, que afectan a todas las áreas de la piel. Su alcance es distinto en cada persona. Algunas solo tienen pequeñas manchas dispersas en la cara, las manos o el cuerpo y, en otras, las manchas se congregan en grandes superficies de la piel. Además, el efecto estético es distinto según sea el color de la piel. En personas con la piel de color o muy oscura, las manchas resultan más visibles y antiestéticas. En las personas de piel clara las manchas se notan menos y pueden camuflarse con maquillaje con mayor facilidad. 

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza por un dermatólogo. Generalmente basta un examen físico. En la mayoría de los casos no es necesario realizar una biopsia de la piel ni otras pruebas, salvo si se tiene que descartar otra enfermedad de la piel que también produzca manchas blancas. También suele hacerse un análisis de sangre para descartar otras enfermedades como problemas de tiroides o diabetes tipo 1. 

Tratamiento del vitiligo

En la actualidad aún no se ha encontrado la cura de esta enfermedad. La mayoría de los tratamientos estudiados y probados no funcionan completamente o lo hacen de forma imprevisible. Además, la patología puede tener una evolución inesperada. Algunos pacientes experimentan la repigmentación espontánea de la piel, mientras que en otros casos la decoloración sigue progresando y se mantiene durante toda la vida. En general, los pacientes con peor pronóstico son los que tienen una gran extensión de la piel afectada o cuyas manchas se encuentran en diferentes áreas de la cara y llevan varios años de evolución. 

Los tratamientos se centran en limitar o reducir el tamaño de las manchas en las zonas que carecen de pigmentación. En el caso de los niños, los médicos prefieren recurrir a la protección solar o al camuflaje mediante la ropa. 

El camuflaje mediante la aplicación de productos cosméticos en las zonas despigmentadas o el uso de cremas autobronceadoras puede camuflar las manchas de la piel, pero no trata la enfermedad. Sin embargo, resultan muy prácticos para las personas que tienen las manchas alrededor de los ojos, donde los corticosteroides tópicos y los rayos UV están contraindicados. Los tratamientos médicos más habituales son los siguientes: 

Tratamientos de repigmentación

El objetivo de este tratamiento es multiplicar los melanocitos que todavía existen en la piel. Si el tratamiento se aplica al principio de aparecer la enfermedad se pueden obtener muy buenos resultados. La repigmentación puede realizarse por dos métodos distintos: fototerapia o tratamientos tópicos (locales)
La fototerapia, a su vez, puede realizarse mediante el método de PUVA (combinación de psoraleno y UVA), con UVB de espectro reducido y mediante láser de excímeros. 

Tratamientos de despigmentación

En este caso el objetivo consiste en despigmentar permanentemente toda la piel para conseguir que tenga una apariencia uniforme. Esta opción es bastante radical y solo se recomienda cuando las manchas cubren la mayor parte del cuerpo. El tratamiento consiste en aplicar diariamente durante más de un año una crema despigmentante. Sin embargo, la mitad de los pacientes tratados sufren efectos secundarios, como el enrojecimiento, sequedad de la piel o quemaduras. Tras completar el tratamiento debe evitarse la exposición al sol lo máximo posible, ya que la piel se vuelve mucho más sensible. 

Tratamientos quirúrgicos

En algunos casos se puede realizar un trasplante de piel. Este tratamiento está especialmente indicado a personas que solo tienen la enfermedad del tipo segmentario, es decir, cuando solo afecta a una parte del cuerpo y la patología ha dejado de extenderse. Se realiza mediante injertos autólogos, es decir, injertos procedentes de la propia piel del paciente que no está afectada por la enfermedad. Esto permite evitar el rechazo del trasplante y tener que tomar medicamentos inmunosupresores. 

Injerto de melanocitos

Es una nueva técnica que todavía está en estado experimental y no está disponible en todos los países. Consiste en injertar melanocitos de las áreas de la piel sana en las manchas despigmentadas. 

vitiligo tratamiento

Evolución de la enfermedad: qué sucede si no se trata

En cerca de 1/3 de pacientes las manchas pueden dejar de crecer. Alrededor del 30% de los pacientes experimentan una pigmentación espontánea, especialmente en las áreas expuestas al sol, aunque nunca hayan realizado ningún tipo de tratamiento. 
En la mayoría de los pacientes, la patología tiene un inicio rápido seguido de una progresión lenta con pérdida localizada del color de la piel en partes específicas del cuerpo. En otros casos, se va extendiendo progresivamente a otras zonas del cuerpo. Es importante que las personas que padecen la enfermedad se protejan de los rayos del sol porque las manchas se queman fácilmente y cabe el riesgo de desarrollar cáncer de piel a largo plazo. 

La importancia de la dieta en el tratamiento del vitiligo

Es muy importante seguir una dieta lo más natural posible. Entre las más efectivas figuran las siguientes: 

Dieta recomendada

Se recomienda seguir las siguientes pautas: 

  • Llevar una dieta en la que, al menos, el 50% de la comida sean alimentos crudos
  • Tomar verduras ricas en vitamina A y caroteno, como por ejemplo: espinacas, brócoli, coles, coles de Bruselas, zanahorias, calabaza, achicoria roja, lechuga, pimientos y tomates y ajos. 
  • Es importante comer frutas ricas en vitamina A y C como: mango, melón y duraznos. 
  • Los desórdenes intestinales pueden producir inflamaciones y trastornos de la piel. Para evitar este problema se aconseja seguir una dieta saludable que incluya muchos antioxidantes, tales como vitaminas A, C y E, selenio, cúrcuma y zinc. 
  • Los granos integrales son muy beneficios dado que contienen mucha fibra, vitaminas y minerales. La avena en particular está muy recomendada en estos casos, ya que tiene altas cantidades de vitamina E. La vitamina E mejora la respuesta inmune del organismo, ayuda a combatir las bacterias dañinas y contribuye a mantener la piel sana. 
  • Grasas saludables: aceite de oliva y frutos secos (a excepción de los pistachos y anacardos que no se recomiendan en este caso). 
  • Hay que comer alimentos de contengan vitamina B12
  • Suplementos naturales: hay varios suplementos naturales que reducen los efectos de la despigmentación. Uno de ellos es Gingko biloba. Los expertos recomiendan encontrar un extracto estandarizado que se presente en dosis de 40 miligramos y tomar una de estas dosis tres veces al día. Algunos estudios clínicos han demostrado que khellina, un extracto de la fruta Khella, también es efectivo para reducir los síntomas de la enfermedad. 
  • Hay que intentar beber mucha agua, ya que hidrata la piel y la mantiene saludable.

Alimentos que es preferible reducir

  • Bayas, cerezas, frambuesas y moras. 
  • Carne de res, carne roja y pescado. 
  • Pasteles. 
  • Leche y productos lácteos, así como cuajada y suero de leche Deben reducirse los alimentos y cereales que contienen gluten (pan, pasta, pizza, etc.) y otros cereales (arroz, mijo, etc.). 
  • Alimentos procesados y platos precocinados. 
  • Alimentos fritos. 
  • Comida basura. 
  • Salsas. 
  • Especias y alimentos picantes, ya que pueden producir irritación. 
  • Alimentos grasos. 
  • Refrescos, bebidas con gas, bicarbonato de sodio, café y chocolate. 

Es importante tener en cuenta que la inflamación alimentaria puede afectar a la enfermedad y agravar sus síntomas. Se puede comprobar qué tipo de alimentos causan inflamación alimentaria mediante la realización del test Biomarkers, el único que existe en la actualidad en el mercado capaz de detectar e identificar los grupos de alimentos concretos que, en cada persona, producen una inflamación en el organismo.

Precauciones

Además de la dieta y los tratamientos descritos es importante tomar algunas precauciones para acelerar la curación. Hay que evitar la exposición al sol, ya que es un grave riesgo para las personas que padecen esta enfermedad. Además, los rayos UV del sol pueden ser nocivos, oscurecen la piel y la consecuencia es que las manchas blancas se vuelven más prominentes y visibles. Por ello, se recomienda la aplicación de un protector solar (con índice superior al 30) antes de exponerse al sol. Además, la exposición al sol debe ser siempre gradual para favorecer la repigmentación natural de la piel.

encuentra tu centro

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:

¡Comparte esta noticia!